domingo, 5 de mayo de 2013

Alquézar Rosado Aguja para el Día de la Madre

Como casi todos los que tenemos madre y ya no vivimos en su casa, hemos ido hoy a comer a casa de nuestras madres para celebrar este día. Un día como hoy, tan festivo y especial, se celebra con una comida especial. Y una comida no es especial si no hay un vino especial.

Nuestro vino especial de hoy es Alquézar Rosado Aguja, de Bodega Pirineos. Un vino joven, suave, frutal y fácil de beber. Chispeante en la boca por la característica burbuja de los vinos de aguja. Y con un magnífico color fresa que atrae a la vista. Está elaborado con las variedades tempranillo, moristel (variedad autóctona del Somontano) y garnacha.


Las viñas que han dado las uvas para hacer este magnífico vino son viñas jóvenes situadas en el corazón del Somontano, a una altitud entre 350 y 650 metros, en un suelo de caliza que permite que la raíz de la vid penetre profundamente en el suelo. Ese suelo, junto con el microclima atlántico propiciado por la altitud y que es una zona de secano (el 90% de las viñas están en terreno secano) le confieren al vino finura y equilibrio.


El Alquézar Rosado Aguja desprende aromas intensos, afrutados, con toques de frutos rojos como la grosella. Incluso tienen un toque floral. 


Ahora bien ¿qué significan todos esos olores, sabores, gustos, retrogustos...? Pues si te pasa como a mí, que de catar vinos no tienes ni idea pero que si está bueno pues está bueno, viene a significar que el vino es muy bueno y sabe muy bien. Pero como casi todo en la vida, hasta que no lo pruebas no lo sabes. Y como lo he probado os puedo decir que es un vino muy bueno. Tomado bien fresco, a los 8º que recomienda el productor, es excelente. Suave pero intenso y con ese chispeo tan agradable de los vinos carbonatados que lo hace distinto de beber a los vinos normales. Si sacas una botella de este vino cuando tomes un aperitivo con los amigos, más te vale tener tres más en la nevera. Las vas a necesitar.


Y si creéis que este vino será muy caro, desechad la idea. Podemos encontrarlo por menos de 5€ y me atrevería a decir que hasta por 4€ podríamos comprar una botella. En Aragón es sencillo encontrar vinos del Somontano, claro. Pero si en vuestra ciudad es más difícil, que no debería serlo porque para eso los vinos aragoneses son buenísimos, en la web de Bodega Pirineos tienes el enlace a la tienda online donde podrás adquirir cualquiera de sus vinos. Yo os los recomiendo, en un restaurante al que solemos ir a comer el vino que sirven es de Bodega Pirineos y a mí me gusta mucho. Así que si no habéis probado este vino o cualquiera de los otros de Bodega Pirineos ¿a qué estáis esperando? Os sorprenderán.


Todas las imágenes, excepto el logo de Bodega Pirineos que pertenece a sus propietarios, han sido hechas y son propiedad de Fernando Soguero Sánchez y no pueden ser usadas ni reproducidas sin permiso del autor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada