lunes, 20 de mayo de 2013

Crema solar Ladival, bronceado seguro

Cuando llega el verano y llega el solecito pensamos inmediatamente en tostarnos para estar morenas. Vale, una piel bronceada queda mejor que una de color blanco lechoso pero tomar el sol no es cosa de broma. Todos los veranos nos bombardean con las precauciones que hemos de tomar: evitar el sol de 12h a 16h, no exponerse muchas horas y, sobretodo, usar protección solar.
Pero no cualquier protección solar tipo Bosque Verde del Mercadona, no. Una buena protección solar. Como la que nos trae Ladival, una marca alemana que lleva más de 30 años de experiencia y liderazgo en el mercado alemán. Vale, en Alemania el sol no pega mucho pero cuando vienen los alemanes aquí, se traen esta crema de su país. Antes, desde 2010 ya la pueden comprar en farmacias y parafarmacias españolas.

Toda la arena que sale en las fotos realizadas por nosotros proviene de Egipto, justico al lado de las Pirámides. Lo mismo la pisó Cleopatra cuando salía a escondidas con Marco Antonio.

Ladival es la única protección solar del mercado con filtros específicos para los tres tipos de radiaciones solares que afectan a nuestra piel: los rayos UV-A, los UV-B y los IR-A. Es decir, ultravioleta A (los famosos UVA), ultravioleta B y los infrarrojos A, que son una parte de los infrarrojos que sí dañan la piel y no sólo causan elevación de la temperatura. La piel tiene memoria, estamos cansados de oírlo, y cada rayo de sol que impacta en nuestra epidermis se va acumulando. y estos tipos de radiaciones que con Ladival quedan bloqueados son los causantes del envejecimiento de la piel, aparición de arrugas, manchas y, en último término, la aparición del melanoma, uno de los cánceres más agresivos.
Por todo esto es muy importante protegernos, ya sea con cremas, con sprays, con cápsulas... Pero hay que proteger la piel. No hablamos (todavía) de embadurnarnos de crema solar cada vez que nos vaya a dar el sol pero eso de estar en la playa o la piscina tres horas boca arriba y  tres horas boca abajo sin protección es algo que hay que desterrar para siempre.
Ladival, además, usa una fórmula libre de conservantes, perfumes, colorantes, parabenos y emulsionantes PEG. Lo del PEG (polietenglicol) me ha sorprendido un poco porque no es tóxico y es biodegradable pero oye, si no lo ponen razones tendrán, quizás no vaya bien con su fórmula o sea porque la convierte en demasiado grasa, no sé. Son resistentes al agua e incluso la gama más básica (la de la foto) está formulada para pieles sensibles o alérgicas, lo cual no quiere decir que si tienes una piel normal no puedas usarlo ¿vale?. Las fórmulas específicas para niños (que las hay, por supuesto) son todavía más suaves y con una formulación más específica. Recordemos que a los niños sí hay que darles crema solar si salimos a pasear con ellos en verano ¿vale? Ya sea en spray o en crema, un poco en la cara y en los brazos los protegerá eficazmente.
Termino ya diciendo que no por usar protección solar no nos vamos a poner morenos ¿de acuerdo? No, lo que pasa esque tardaremos un poquito más pero, a cambio, nuestra piel estará perfectamente protegida, hidratada y libre de los nocivos efectos de la luz solar que, como he dicho antes, pueden ser muy muy graves.
Podéis comprar Ladival en cualquier farmacia o parafarmacia y, si no lo tienen, os lo traerán. En la web tenéis también un enlace donde comprobar los puntos de venta e incluso las parafarmacias online que os lo envían a casa, así que no hay excusa posible para no usar esta buenísima protección para nuestra piel. El precio no tiene que preocuparos, está en el rango de precios habitual para cremas solares e incluso me atrevería a decir que hasta más baratos que los fotoprotectores que podemos comprar en grandes superficies. Y si ya buscamos un poquito alguna promoción seguro que sale mucho más de precio. Aunque no debería de importaros porque es más importante la protección que nos da que el precio que paguemos.

¡Saludo Vogueras y broncearos con precaución y Ladival!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada